Aquello a lo que llamamos “desastres naturales” no es sino todo lo que nos saca del estado normal de la economía que regula una sociedad. Evidentemente hay quien siempre está ya listo para extraer provecho de eso, sobre todo valiéndose de la especulación, no tan arriesgada sino más bien bastante calculada, de que la naturaleza […]

a través de Economía libidinal del desastre: una respuesta — Post-Filia